Noticias y Actualidad

Home Noticias Cruz Blanca Cómo tratar la fascitis plantar

Cómo tratar la fascitis plantar

Miércoles, 27 Enero, 2021 Comentarios

  • Se trata de la inflamación de la fascia plantar, una banda muscular situada en la planta del pie, que causa un dolor agudo en la zona del talón.

  • Afecta en mayor medida a deportistas que practican disciplinas de impacto y a personas mayores de 45 años que no realizan deporte de forma habitual.


El pie es una de las partes más importantes del cuerpo humano. Cuenta con 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 músculos, ligamentos y tendones que sostienen entre 2 y 4 veces el peso corporal y permiten el movimiento bípedo. Esta compleja estructura está expuesta a múltiples factores que influyen en la aparición de patologías en el pie y que, consecuentemente, se extienden a otros grupos musculoesqueléticos de relevancia, como las rodillas, la cadera o la columna vertebral.


La fascitis plantar es una de las afecciones más comunes del pie y uno de los principales motivos de consulta al podólogo. Se trata de la inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico que ocupa toda la planta del pie.


'image'


La fascia plantar comprende la zona del pie que va desde el calcáneo, conocido como hueso del talón, hasta los huesos metatarsianos, situados en la zona media de la planta del pie y el nacimiento de los dedos.


“El fundamental síntoma que genera esta patología es un dolor agudo en la zona interna del talón”, afirma Griselda March, Podóloga de Clínica Creu Blanca. “El dolor suele ser más intenso por la mañana cuando apoyamos el pie por primera vez en el suelo y acostumbra a disminuir a medida que llevamos unas horas de actividad”, añade.


Perfil de afectados por fascitis plantar


El dolor en la fascia plantar puede afectar al conjunto de la población, dándose una mayor prevalencia en deportistas que practican disciplinas de impacto, tales como running, fútbol o voleibol, pádel o tenis, y en personas mayores de 45 años que no realizan deporte de forma habitual.


“Las mujeres, en especial, son más propensas a la fascitis plantar porque suelen tener la cadena muscular posterior más reducida que los hombres”, precisa March. “Entre las causas de este acortamiento cabe destacar el uso excesivo de calzado inadecuado como, por ejemplo, el exceso de tacón o zapatos planos tipo bailarinas”, aclara.


'image'


Asimismo, una pisada incorrecta es un factor determinante en la aparición de la fascitis plantar. Los podólogos lo relacionan con la presencia de pies cavos y/o pies valgos, caracterizados respectivamente por un exceso de arco en la fascia plantar o la desviación lateral del talón.


Ante los primeros síntomas es importante acudir a un especialista para diagnosticar la patología en su estado inicial y aplicar el tratamiento adecuado, evitando de esta forma que se cronifique.


Cómo tratar la fascitis plantar


“Si solo tratamos la fase aguda de la inflamación de la fascia plantar, el paciente notará mejoras però el dolor reaparecerá en cuanto reinicie la práctica deportiva o la actividad diaria”, declara March.


Existen diferentes tratamientos enfocados a un único objetivo: la disminución de la tensión que se genera en la fascia plantar.


Primera fase


“El tratamiento habitual combina la administración de fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) con las sesiones de fisioterapia”, explica March. Entre los tratamientos fisioterapéuticos, encontramos la terapia de choque y ondas magnéticas, orientada a desinflamar localmente la zona en la fase aguda. “Actualmente, también cabe la posibilidad de aplicar un tratamiento de PRP o factores plaquetarios, entre otros empleados desde la Unidad de Terapias Regenerativas, ya que cuentan con un gran poder regenerador de tejidos”.


'image'


Segunda fase


“En la segunda parte del tratamiento, y después del proceso de rehabilitación, conviene realizar un estudio biomecánico de la marcha para valorar si la causa de la fascitis tiene relación con la anatomía y/o la forma de pisar del paciente”, explica March. “En caso afirmativo, cabe realizar unos soportes plantares o plantillas a medida para destensar la fascia plantar y controlar el arco del pie del paciente”, aclara.


El estudio biomecánico de la marcha o pisada consiste en analizar la posición estática y dinámica del pie, así como el estado muscular y articular de este. Además, permite evaluar la relación del pie con otras zonas como las rodillas, la cadera o la columna vertebral.


La adquisición de una serie hábitos saludables determina el éxito del tratamiento y la prevención de posibles recaídas. El paciente debe usar un calzado adecuado, tanto para la actividad cotidiana como la práctica deportiva. En el caso de la población deportista, resulta imprescindible que combinen la actividad física habitual con estiramientos de la cadena muscular posterior, antes y después del entrenamiento.


Otras alternativas


En los casos más severos y si después de probar con opciones conservadoras no fuera suficiente, en la Unidad de Pie y Tobillo de Creu Blanca se aplica radiofrecuencia en la fascia plantar. La radiofrecuencia es un tratamiento que mediante energía eléctrica logra eliminar el dolor de la fascitis, ya que se consigue bloquear el nervio que conduce al dolor.


Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo con una recuperación muy rápida. Es una buena opción antes de la cirugía, ya que los resultados son muy satisfactorios en un 80% de los casos.


Revisar este problema a tiempo es la principal garantía para evitar que se vuelva crónico. Pide cita a un especialista en Podología, quien valorará el caso y pondrá las medidas necesarias para tratar la patología.



Comenta esta noticia