Fibroscan y Esteatoscan

Home Oferta asistencial Fibroscan y Esteatoscan

El descubrimiento y posterior utilización de la elastografía de transición (Echosens) ha permitido desde hace unos años, la aparición de la técnica denominada fibroscan que permite la cuantificación de la rigidez hepática y con ello de la fibrosis, con una precisión que es equivalente al grado de fibrosis hepática histológica obtenido tras una biopsia.

Esta técnica permite el estudio de base y posteriormente de evolución y pronóstico de diferentes enfermedades hepáticas, especialmente crónicas, tanto de etiología postnecrótica como degenerativa, inmunológica, metabolica, tóxica…...

Es importante señalar que uno de los aspectos más prácticos de la exploración, es que se trata de una técnica muy simple, no invasiva, de fácil aprendizaje, rápida y de alta fiabilidad.

¿Cómo se realiza un fibroscan?

Para realizar un fibroscan, el paciente acudirá en ayunas de 4 - 6 horas, lo colocaremos en una camilla en decúbito supino con la mano derecha apoyada en la nuca para dejar el hipocondrio y flanco derecho libre y le pediremos que respire suavemente y que no hable durante la realización del examen.

Posteriormente se localiza un espacio intercostal entre la línea axilar media y la línea xifoidea esternal, se aplica gel de contacto (como el que se emplea para las ecografías) y desde este lugar normalmente pueden realizarse todos registros que habitualmente serán 12 (en caso de obtener registros validos). En algunas ocasiones, si se obtienen registros no válidos, podemos optar por cambiar de espacio intercostal hasta conseguir un espacio desde donde podamos realizar registros en buenas condiciones o incluso marcar el espacio de forma ecodirigida previamente.

Cada registro para el paciente solo supone una ligerísima sensación de “pequeño golpe” en el lugar en donde se aplica la sonda. Esta sensación se produce como consecuencia del momento de la impactación de la onda mecánica sobre la superficie cutánea.

En condiciones normales, la exploración de no dura más de 10’ y solo estará limitada, en pacientes obesos, con los espacios intercostales estrechos o en pacientes con ascitis.

¿Qué es el esteatoscan?

En los últimos años, se ha adaptado a los modernos equipos de fibroscan, la posibilidad de obtener lo que se denomina el score CAP (coeficiente de atenuación) para la valoración del grado de esteatosis hepática lo que permite en la actualidad y solo con las sondas M, obtener tanto el grado de fibrosis (score E) como el grado de esteatosis (score CAP).

Estos dos parámetros se obtienen a la vez y aparecen simultáneamente en la pantalla. De esta forma conseguiremos tanto lo que denominamos FIBROSCAN (grado de fibrosis) como el ESTEATOSCAN (cuantificación del grado de esteatosis).

Es importante señalar que en los múltiples trabajos realizados hasta la actualidad, se ha demostrado la gran utilidad del esteatoscan, aunque solo con la sonda M, con excelente correlación con los grados de esteatosis histológica de tal manera que gran número de Sociedades Científicas del área hepatológica, lo han incluido en sus guías médicas como herramienta de diagnóstico.

¿Qué supone el fibroscan / esteatoscan como técnica de gran innovación tecnológica?

Cuando mencionamos la correlación que existe entre los índices del fibroscan / estatocan/ con los resultados histológicos, tenemos que considerar el gran adelanto que ello supone para la rapidez diagnóstica y la seguridad del paciente.

Eliminar no tan solo el riesgo de la biopsia hepática sino reducir de forma considerable el costo periódico que supone la punción ecodirigida, el material empleado en la técnica, los anestésicos locales, la estancia en observación posterior a la biopsia y la valoración histológica por parte del patólogo.

¿En qué patologías emplearemos el fibroscan / esteatoscan?

Es útil para:

  • Fibrosis avanzada de cualquier origen.
  • Cirrosis en enfermedad colestásica crónica (cirrosis biliar primaria).
  • Valoración evolutiva tras tratamiento antiviral en pacientes con hepatopatía crónica por virus C
  • Recurrencia de la hepatitis C postrasplante hepático.

Otras indicaciones (con menos consenso aunque muy extendidas en la actualidad y con buenos resultados en los estudios controlados):

  • Hepatopatía alcohólica
  • Esteatohepatiits no alcohólica
  • Hepatitis crónica por virus hepatitis B
  • Hepatopatías en las que pueden coexistir otros factores además de la fibrosis, que pueden modificar la consistencia del hígado o atenuar la transmisión mecánica de la onda

Ventajas del FibroScan sobre la biopsia hepática

  • Resultado inmediato
  • Prueba no invasiva e indolora
  • Ideal para hacer seguimiento ya que se puede practicar tantas veces como sea necesario. No es perjudicial para la salud

Pacientes que deben abstenerse de hacer estas exploraciones

  • Embarazadas
  • Pacientes con ascitis (acumulación de líquido en el abdomen)
  • Pacientes que tengan dispositivos implantables activos, tales como marcapasos o desfibriladores

Centros:

Fibroscan y Esteatoscan