Nosotros

Home Nosotros

Misión

Ofrecer un servicio integral de diagnóstico y tratamiento médico, de forma ágil y sin listas de espera, con tecnología de última generación, profesionales médicos de prestigio y un trato personalizado.

Visión

Crear una empresa que perdure en el tiempo y sea el orgullo de los que trabajan en ella; ofrecer a nuestros pacientes atención médica de máxima calidad y; ser un referente en el sector sanitario.

Valores

Plena dedicación a nuestros pacientes. Proponer siempre la mejor opción terapéutica. Apostar por las tecnologías de última generación para garantizar diagnósticos precisos y la detección precoz de enfermedades.

Los inicios de Cruz Blanca

En 1950 un grupo de recién licenciados encabezados por el Dr. Gaspar Alomar se unieron para crear uno de los primeros centros de atención médica domiciliaria. Nace Cruz Blanca, Servicio de Asistencia Domiciliaria. El Dr. Alomar había concluido sus estudios de medicina, cuando una vecina llamó a su puerta requiriendo sus servicios, puesto que su madre ardía en fiebre y le había sido totalmente imposible localizar un médico. El Dr. Alomar se da cuenta en ese momento de la deficiencia que se vive en este campo: "En aquella época lo normal era hacer llamar a tu médico de cabecera cuando había algún enfermo en la casa. El problema llegaba cuando tu médico se marchaba de vacaciones y no había dejado ningún sustituto, porque no había más remedio que acercarse al hospital o a los dispensarios municipales. Verdaderamente, había un gran vacío y nosotros lo aprovechamos".

Ubicaron el cuartel general en la planta principal de uno de los edificios que ocupan la calle Pelayo. Al mismo tiempo, se crea la Asociación de Médicos Cruz Blanca. Esta Asociación sigue vigente actualmente en caso de requerir algún tipo de ayuda. Hoy en día son más de 130 los profesionales que la integran. Los asociados se han de acoger a unas normas de conducta, normas deontológicas, que los obligan a trabajar bajo ciertas condiciones. El médico que quiere ingresar en la asociación ha de superar tres meses de prueba y ha de ser avalado por tres o cuatro doctores de Cruz Blanca.

Pero, volviendo a los orígenes, a medida que transcurren los años, el equipo del Dr. Alomar se da cuenta que lo realmente necesario para poder tratar correctamente las enfermedades es llegar a un diagnóstico lo más rápido posible. De esta manera nace el Instituto de Medicina Preventiva. De forma progresiva fuimos incorporando médicos especialistas, tuvimos que montar un laboratorio para realizar análisis rápidamente. El inicial servicio de urgencias fue ampliándose. Así, de forma paralela a la asistencia domiciliaria, se comenzaron a realizar chequeos preventivos en empresas y escuelas de todo el levante español.


La expansión

Debido a la incorporación de nuevos especialistas y nuevos aparatos para el diagnóstico, el centro de Pelayo se queda pequeño. Así, en 1981 se adquiere el local del Hotel Residencia Córcega, integrando los equipos más avanzados en materia de diagnóstico y creándose Diagnosis Médica. El Dr. Alomar explica la necesidad de un diagnóstico precoz: "Nuestra preocupación siempre ha sido el diagnóstico. Hacer un diagnóstico rápido es la base de un tratamiento eficaz y exitoso, si no tienes un diagnóstico no puedes curar correctamente la enfermedad."

Según sus palabras, Diagnosis Médica es una sociedad formada por profesionales de la medicina, que se unieron para disponer de la mejor tecnología médica con toda una serie de medios que, por su elevado coste, son inasequibles individualmente.

Según el Dr. Alomar, Diagnosis Médica pretende cubrir el espacio vacío entre la asistencia primaria y la hospitalaria, ofreciendo en un solo centro todos los medios de diagnóstico para evitar desplazamientos innecesarios, agrupando a unos 100 especialistas. "La sanidad pública dispone de grandes medios para construir grandes instalaciones, cosa que no tenemos los organismos privados, pero el asociacionismo entre médicos ha llevado a formar grupos que hacen posible la compra de equipos de alta tecnología más nuevos que los de la sanidad pública. En cambio, esta última tiene menos capacidad de renovación de los aparatos. Nosotros hemos sido pioneros en la introducción de equipos de alta tecnología, como los TACs de alta resolución avanzándonos 5 años a la sanidad pública y 12 con la resonancia magnética".

Pero la expansión de Creu Blanca siguió hacia delante y en 1991 se crea el centro Medical Resonancia Magnética en Sant Joan Despí, erigiéndose como el centro de referencia de Resonancia Magnética, con el apoyo de Toshiba Medical Systems. "Siempre hemos sido pioneros en traer las últimas novedades en radiodiagnóstico. En cuanto a la resonancia magnética fuimos una de las primeras instituciones europeas en tenerlas gracias a una colaboración con Toshiba. Los japoneses necesitaban disponer de un centro donde enseñar sus equipos que estuviese situado en la zona europea. De este modo, en el MRM se instalaron las máquinas más modernas del mercado, y aún hoy, se continua dando formación a médicos que provienen de Europa, áfrica y América del Sur".

Y el desarrollo de Creu Blanca continua. En 1993 se crea el Instituto Clínico de Alta Tecnología con Cirugía Ambulatoria y Hospital de día en la calle Montseny 11. Actualmente en este centro se encuentra ubicado el Laboratorio de Creu Blanca, Teletest Analytika. Además, el centro está especializado en revisiones laborales. La zona ambulatoria y el Hospital de día se trasladaron a la Clínica Creu Blanca una vez se inauguró el nuevo edificio.

En 1995 se cierra un convenio con la Clínica del Remedio para gestionar el departamento de Diagnóstico por la Imagen y un convenio para el ingreso de pacientes hospitalarios.

Un año más tarde se vuelve a inaugurar un nuevo centro en la calle Josep Tarradellas 104-106. En un principio, nació con la idea de ser el lugar destinado para el tratamiento de la mujer y el niño. Y aunque hoy, Creu Blanca no cuenta con servicio de pediatría, en Josep Tarradellas disponemos de un amplio equipo de ginecología. Además, el centro también cuenta con servicio de rehabilitación y fisioterapia, servicio de acupuntura, de osteopatía y reumatología.

En 1998 se inaugura el último de los centros de Creu Blanca, el Palacio de la Salud, o lo que es lo mismo, Clínica Creu Blanca. Una de las razones por las que se adquirió este palacete, es porque se vio la necesidad de tener camas: "Nunca nos ha importado extremadamente el tratamiento de las enfermedades, pero en muchas ocasiones para un buen diagnóstico de la enfermedad, se requiere hospitalizar al paciente, así que decidimos habilitar un pequeño departamento de cirugía y hospitalización". Además la Clínica cuenta con una planta dedicada exclusivamente al radiodiagnóstico con las últimas novedades en el campo. Por supuesto, en un edificio de 6 plantas y otro de 3 plantas, hay lugar para un sinfín de especialidades, encontramos desde cardiólogos hasta digestivos, pasando por todos los campos que se puedan encontrar.

Y aunque el Servicio de Asistencia Domiciliaria dejó de existir, el centro de Pelayo continua funcionando. El centro se ha especializado en la expedición de certificados médicos.

En poco más de 50 años, Creu Blanca, que empezó con 3 médicos, ha conseguido reunir una plantilla de 300 profesionales repartidos en 6 centros en Barcelona y uno más en Zaragoza (Paracelso Diagnóstico Médico).


El Fundador de Cruz Blanca

En 2013 el Dr. Gaspar Alomar Guinart fallecía después de una vida entera dedicada a la expansión y consolidación de Creu Blanca. Su pilar fundamental, con quien trabajó codo con codo fue su mujer, Conchita Serrallach (ambos en la imagen de la izquierda).

El Dr. Gaspar Alomar Guinart era descendiente de una larga saga familiar de médicos. De hecho, nunca se le pasó por la cabeza dedicarse a otra cosa. "Con 8 años ya sabía que me dedicaría a la medicina. Antes, era muy normal que los hijos continuaran los oficios de los padres. Era todo más artesanal. Pero, a su vez, para ser médico se ha de tener vocación, y hoy, eso se ha perdido", sentenciaba.

Según decía, hoy en día la Seguridad Social ha convertido al médico en un funcionario más: "En mi época mientras estudiabas la carrera, trabajabas en un hospital o en un consultorio y a la vez que ganabas algo de dinero, ibas adquiriendo experiencia. Pasabas más tiempo trabajando que dando clases. Ahora todo es muy distinto. Primero estudias la carrera, luego te has de estar preparando largos años para el MIR, si tienes suerte y sacas nota acabarás haciendo la especialidad que quieres, pero si no consigues la nota ¿a qué puedes aspirar? En mi época al haber estado en contacto con la medicina desde el primer momento que empezabas a estudiar, tenías muy claro la especialidad que ibas a escoger". Y la verdad, es que antes acababas la carrera y seguidamente te preparabas para los exámenes que te darían paso a la rama de la medicina a la cual te querías dedicar, hoy desde que finalizas los estudios hasta que te especializas pasan años.

Para el Dr. Alomar un buen médico tenía que ser consejero, consultor y amigo, y esas tres cualidades se intentan mantener en Cruz Blanca. Los médicos han de ser consejeros, confesores y amigos antes que profesionales de la medicina. "Nosotros trabajamos para la sociedad y hemos de estar abiertos a cualquier persona", comentaba. "Una de nuestras obsesiones desde el principio ha sido recuperar la figura del médico de cabecera que estaba muy cerca del paciente y que ejercía un papel importante dentro de las familias. Pensad que, por ejemplo, si una de las hijas del paciente se iba a casar, la familia pedía consejo al médico".

Uno de los principios de los facultativos de Cruz Blanca es ser "médicos de la salud" y no de la enfermedad. "La misión del médico no es curar- decía el Dr. Alomar - la misión es prevenir la enfermedad". Y si no que se lo digan a los ciudadanos chinos. En China se paga mensualmente una cuota al médico, y solo cuando se está enfermo se deja de pagar, porque entienden que si se cae enfermo la culpa es del médico que no ha hecho bien su trabajo.